Se encuentra usted aquí

La práctica de mindfulness y compasión influye en el procesamiento emocional, incluso cuando no estás meditando.

florEn un estudio publicado este mes de diciembre pasado se demuestra por primera vez que la meditación afecta a la forma en cómo procesamos las emociones, incluso cuando no se está meditando en el momento. Este nuevo estudio demuestra que la meditación tiene efectos positivos cuantificables y medibles en la actividad cerebral también cuando uno no está meditando.

La amígdala ha sido implicada repetidamente en el procesamiento emocional de estímulos tanto positivos como negativos. Estudios previos sugieren que la respuesta de la amígdala a los estímulos emocionales es menor cuando el sujeto está en un estado meditativo de atención consciente, tanto en meditadores principiantes después de una intervención de meditación de 8 semanas como en meditadores expertos. En este estudio, investigaron cómo las 8 semanas de entrenamiento de un programa de meditación afectan las respuestas de la amígdala a los estímulos emocionales en adultos sanos sin experiencia previa en meditación participaron en este entrenamiento de atención consciente.

Los investigadores del Hospital General de Massachusetts de la Universidad de Arizona,  el Santa Barbara Institute for Consciousness Studies de la Universidad de Boston, y la Universidad de Emory  realizaron este estudio en que los participante tres semanas después de completar el programa. Los cerebros de los estudiantes fueron escaneados. Los investigadores encontraron cambios en la región de la amígdala del cerebro sobre el procesamiento emocional  que disminuyen la reacción ante eventos o imágenes negativas, es decir, baja la puntuación en tests de estados depresivos. 

Efectos como estos, ya habían sido descritos en estudios anteriores en cerebros de meditadores. La diferencia en este nuevo estudio es que los participantes no estaban meditando en el momento de la exploración del cerebro, lo que comprueba que sus efectos permanencen con los practicantes en su vida diaria, mejorando la calidad y el bienestar de la misma. Esto es consistente con la hipótesis de que el entrenamiento en meditación puede inducir un aprendizaje que no es específico de estímulo o tarea, sino específico de proceso, y por lo tanto puede resultar en cambios duraderos en la función mental y la forma de procesar emociones.

Si quieres puedes consultar el estudio en el siguiente enlace

Si quieres hacer un programa de mindfulness online  de 8 semanas, sigue este enlace Curso Mindfulness y Compasión para la Salud MBPM