Se encuentra usted aquí

Introducción al Sutta Satipatthana por Sangharakshita

El presente texto un pequeño resumen de la introducción al libro "Living with Awareness: A Guide to the Satipatthana Sutta", Windhorse Publications, 2003 de Sangharákshita es el maestro fundador de la Orden Budista Triratna. El esquema esta basado en el libro Satipatthana: The Direct Path to Realization , 2004 de Analayo. 


cuatro bases de la atención plena o mindfulness

Así lo he oído. En una ocasión el Bendito vivía en el campo de Kuru, en una población de kurus llamada Kammasadhamma. Ahí se dirigió a los bhikhus diciendo: “Bhikhus”. “Venerable señor”, le respondieron ellos. 

El Bendito les dijo: “Bhikhus, éste es el camino directo para la purificación de los seres, para dejar atrás la congoja y la lamentación, para suprimir el dolor y la aflicción, para alcanzar la verdadera vía, para realizar el Nibbana. En pocas palabras, éstos son los cuatro fundamentos de la atención consciente”.

La palabra “atención consciente o mindfuness(*)” brota en algunas de las formulaciones más importantes de la enseñanza del Buda. Es uno de los siete factores de la iluminación, es una de las cinco facultades espirituales y es también una de las ramas de noble sendero óctuple. Aquí, en la enseñanza denominada Sutta Satipatthana, el Buda parece sugerir que la atención consciente es nada más ni nada menos que el sendero en sí, el “camino directo” para superar la congoja y la lamentación. Quizá sea ésta una de las razones por las cuales la tradición budista theravada tiene al Sutta Satipatthana en tan alta estima. La theravada se sigue practicando en diversas partes del mundo y muchos de sus seguidores son capaces de recitar de memoria el sutra completo. 

Por su parte, en la tradición mahayana, al igual que en todo el mundo budista, también se sigue reconociendo a la atención plena como fundamental para el desarrollo espiritual y es el Sutta Satipatthana (sobre el cual se basa este libro) el que nos ofrece la razón más clara y detallada para entender que así sea.

...una definición básica de la atención consciente o mindfulness. “El camino directo para la purificación de los seres” es la suma total de las cualidades éticas y espirituales que tiene que desarrollar un ser humano para alcanzar lo que los budistas llaman iluminación, pero la atención consciente es más que una simple mezcla de todos esos aspectos del camino. Es una facultad espiritual particular, la cualidad definitoria de toda la práctica budista y de acuerdo con las palabras que se le atribuyen al Buda en el Sutta Satipatthana uno aprende a practicarla cuando contempla a fondo cuatro aspectos o “fundamentos” básicos de la atención:

“¿Cuáles son esos cuatro? He aquí, bhikhus, que un monje mora en la contemplación del cuerpo como cuerpo, fervoroso, completamente atento y vigilante, desechando toda codicia y aflicción con respecto al mundo. Mora en la contemplación de las sensaciones como sensaciones, fervoroso, completamente atento y vigilante, desechando toda codicia y aflicción con respecto al mundo. Mora en la contemplación de la mente como mente, fervoroso, completamente atento y vigilante, desechando toda codicia y aflicción con respecto al mundo. Mora en la contemplación de los objetos mentales como objetos mentales, fervoroso, completamente atento y vigilante, desechando toda codicia y aflicción con respecto al mundo”.

El término satipatthana combina “atención consciente” (sati) con “cimentar” o “afanzar” (patthana) y como lo sugiere la palabra, la intención del Sutta Satipatthana es el desarrollo de una continuidad de atención positiva a lo largo de todo el terreno de la conciencia humana. Para darnos una idea más específica de lo que esto significa, el sutta clasifica dicha atención de acuerdo con lo que se denomina como cuatro fundamentos de la atención. En pali, la antigua lengua india en que se asentó por escrito por primera vez esta enseñanza, estos cuatro son: atención a rupa, la forma, que por lo general se entiende como el propio cuerpo físico; la atención a vedaná, las sensaciones; atención a chitta, que en este contexto significa los pensamientos; y atención a los dhammas, que aquí son los objetos de la atención de la mente. 

La palabra “fundamento” nos da una buena noción de la estabilidad mental que se desarrolla mediante la práctica de esta enseñanza, pero no por ello hemos de imaginar que es algo estático. No son fundamentos que se coloquen fijos como bloques de granito. Son como el tema de una sinfonía o los pasos básicos de un ballet, son la esencia de un desarrollo dinámico continuo. La atención plena armoniza y unifica cada aspecto de la práctica budista integrándolos en una conciencia correspondiente, que se concentra en el cuerpo, las sensaciones, la mente y los objetos mentales. Quizá la analogía más apta (y la tomamos otra vez del arte) sea decir que estar verdaderamente atento es como tocar un instrumento musical, sólo que en este caso uno mismo es el instrumento y el ejecutante. La violinista no le presta un poquito de atención a la partitura, luego un poquito de atención a sus dedos sobre las cuerdas y después un poquito de atención al director. Para tocar bien tiene que fundirse con lo que está haciendo, lograr una fusión, casi, entre su conciencia y el objeto de la misma. Todo ha de conjuntarse en una misma experiencia exquisita de energía y habilidad expresiva. Ella está totalmente absorta y a la vez muy consciente de cada movimiento que hace. Este estado acrecentado de conciencia es lo que necesitamos conseguir, que el cuerpo y la mente participen por entero en un estado positivo de claridad que sature y coloree toda nuestra experiencia. Seguro que es un estado muy deseable. No es un deber sino un gran placer.

¿Qué tipo de meditación? En la tradición budista las prácticas de meditación se clasifican normalmente en dos tipos: samatha, “tranquilidad” y vipassaná, “visión cabal”. Con la práctica de samatha desarrollamos atención plena al cuerpo, además de una mente enfocada, fervorosa y firme, creando con ello una concentración intensa y sutil que sirva de base para una comprensión más profunda y amplia. El Sutta Satipatthana engloba ambos tipos de práctica.

(*) Nota del traductor: La atención consciente, también es llamada, atención plena, conciencia plena y su nombre más divulgado internacionalmente es mindfulness