Se encuentra usted aquí

La práctica de la meditación reduce los síntomas de estrés postraumático entre enfermeras

Enfermera meditando

Según una noticia publicada por el portal de noticias nurse.com, la práctica de una forma de meditación y estiramiento con atención consciente pueden ayudar a aliviar los síntomas del trastorno de estrés post-traumático y normalizar los niveles de la hormona del estrés, según un estudio de las enfermeras.

Más de 7 millones de adultos en todo el país son diagnosticados con trastorno de estrés postraumático en un año típico, según la información de respaldo del estudio, que está programado para su publicación en el número de julio de la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

Los pacientes con Síndrome de Estrés Post-Traumático (SEPT) tienen altos niveles de hormona liberadora de corticotropina e inusualmente bajos niveles de cortisol, los cuales regulan la respuesta del cuerpo al estrés. Aunque los niveles de cortisol se elevan en respuesta a la presión, los pacientes con SEPT tienen niveles anormalmente bajos de cortisol y se benefician cuando aumentan estos niveles. En este estudio se encontró que los niveles de cortisol respondieron favorablemente en los sujetos que participaron en un programa de ocho semanas de meditación y movimientos conscientes.

El ensayo clínico aleatorio controlado estudió el impacto de las prácticas mente-cuerpo en las enfermeras, un grupo señalaron los autores que tiene mucho riesgo de desarrollar este trastorno de estrés postraumático debido a la exposición repetida a factores estresantes extremos. Un estudio de cohorte de 28 enfermeras de la Clínica Universidad de Nuevo México, incluyendo 22 que experimentan síntomas de SEPT, se dividió en dos grupos. Un grupo tomó sesiones de mindfulness de 60 minutos dos veces a la semana en la que los participantes realizaron estiramiento, equilibrio y ejercicios de respiración profunda mientras prestaba atención a los movimientos de su cuerpo, las sensaciones y el entorno.

Los participantes en su mayoría mujeres se sometieron a análisis de sangre para medir sus niveles de hormonas de estrés y completaron una lista de verificación de síntomas de SEPT. Entre las personas que realizaron curso de atención plena,  los niveles de cortisol en la sangre aumentaron 67% y de los síntomas de SEPT disminuyeron en un 41%. En comparación, en el grupo ontrol hubo una disminución de 4% en las puntuaciones de síntomas de SEPT y un aumento del 17% en los niveles de cortisol en la sangre durante el mismo período.

Los participantes en el grupo de intervención  informaron de que no sólo los ejercicios mente-cuerpo a redujeron el impacto del estrés en su vida cotidiana, sino que también dormían mejor y se sentían más tranquilos y estaban motivados para retomar sus aficiones y otras actividades placenteras que habían abandonado.